11 Hábitos de los niños asíaticos que explican por qué son los más sanos del mundo

Con estudios que afirman que los niños japoneses son algunos de los niños más sanos del mundo, todos deberíamos echar un vistazo a cómo se ponen tan saludables e incorporar estas ideas en nuestros propios hábitos.

A continuaión te mostramos una lista de hábitos extremadamente saludables que encontrarás a lo largo de Asia y que te haría bien añadir a tu rutina diaria.

1. Evitar que los niños lean muy de cerca.

En muchas escuelas chinas, estas barras se instalan para ayudar a que los ojos de los niños se mantengan saludables. Mirar muy de cerca los libros mientras se lee puede lastimar los ojos, por lo que las barras mantienen a los niños a una distancia prudente. Además, las barras también pueden ayudar a los niños a desarrollar una buena postura.

2. Realización de ejercicios oculares.

View this post on Instagram

#眼保健操

A post shared by mermermer🎈🎈 (@zzzmermerzzz) on

En China continental, se instruye a los estudiantes de primaria y secundaria para que realicen ejercicios para los ojos con el objetivo de mejorar la circulación sanguínea y relajar los músculos oculares. Los ejercicios se reparten en 6 sesiones, que involucran frotar diferentes áreas alrededor de los ojos, y generalmente se practican dos veces al día.

3. Pruebas realizadas fuera de las aulas.

A lo largo de los años, la práctica de realizar pruebas al aire libre ha aparecido en toda China. La práctica generalmente tiene la intención de evitar que los estudiantes hagan trampas, ya que se pueden colocar más separados. Pero existen otros beneficios para la salud que no se ven. No solo brinda a los estudiantes la exposición ocasional al aire fresco y la luz solar, sino que también puede ayudar a los estudiantes a aliviar el estrés.

4. Usar mascarillas quirúrgicas.

Las personas tienen más probabilidades de enfermarse durante el invierno debido a que el frío las mantiene dentro de sus hogares, lo que hace que se expongan más fácilmente a los gérmenes de otras personas. En Japón, es común que las personas que se sienten enfermas o que tienen alergias usen mascarillas quirúrgicas para ayudar a disminuir la cantidad de gérmenes podrían compartir. Las ventas de las máscaras aumentan durante los brotes de resfrío y gripe.

5. Transmitir clases en vivo.

Cuando el clima hace que no sea seguro ir a clase, algunos maestros chinos se ponen un poco creativos y simplemente transmiten sus cursos en vivo desde sus aulas vacías. Los niños aprenden sus lecciones desde la comodidad de sus hogares, lo que puede ser especialmente útil cuando las escuelas deciden no cerrar a pesar del mal tiempo. También ayuda a los estudiantes que viven en áreas remotas, que de otro modo no tendrían acceso a la escuela.

6. Sirviendo porciones más pequeñas en lugar de platos completos.

El programa de almuerzo escolar japonés se desarrolló para ayudar a los niños hambrientos después de la Segunda Guerra Mundial, pero su contraparte moderna no ha cambiado mucho a lo largo de los años. Estas comidas generalmente no tienen un plato principal, al menos en el sentido occidental. Las comidas, en cambio, se dividen en partes moderadas, generalmente arroz, verduras, miso y pescado o carne. Además, se toman medidas para centrarse en los alimentos cultivados localmente.

7. Disfrutar del aire libre.

Tener algo de actividad al aire libre se considera cada vez más importante en Corea del Sur, con actividades como el senderismo siendo cada vez más populares. Estos programas también ponen un gran énfasis en la relajación y la conciencia de la salud mental.

8. Caminar en vez de usar vehículos de transporte.

En muchos países asiáticos, la gente pone un gran énfasis en caminar para desplazarse en lugar de usar vehículos o transporte público. En Corea del Sur, los dispositivos que ayudan a las personas a contar la cantidad de pasos diarios son cada vez más populares. Además, en muchos países asiáticos, se espera que los niños caminen a su escuela local en lugar de tomar un autobús, especialmente en áreas urbanas .

9. Monitorear la dependencia al Internet.

En todo el mundo, ver a los niños pegados a los dispositivos y las redes sociales es cada vez más común. En Corea del Sur, esto no es una rareza, pero se han tomado más acciones para combatir la dependencia al Internet en el país. Hay varios campamentos, centros de rehabilitación y centros de tratamiento destinados a ayudar a los jóvenes que se han vuelto adictos a Internet. El gobierno incluso ha implementado leyes que impiden que los niños menores de 16 años tengan acceso a Internet después de la medianoche.

10. Dar a los niños más sentido de responsabilidad.

Marines work with Japanese to clean school

En Japón, se espera que los niños hagan muchas actividades por su cuenta que no se esperarían de los niños en otros países. Se espera que los niños vayan solos a la escuela, hagan recados familiares e incluso ayuden a limpiar sus propias aulas en lugar de conserjes. Esto ayuda a los niños a aprender a ser independientes y responsables, lo que a su vez les ayuda a aprender cómo cuidarse mejor a sí mismos.

11. Hacer que la hora de comer sea lo más saludable posible.

Muchos países asiáticos encuentran diferentes maneras de hacer que las comidas sean saludables para los niños. En Japón, las verduras son el plato principal a la hora de comer, con menos énfasis en la carne, la grasa, los lácteos o el azúcar. La sopa también es un alimento básico en muchas dietas asiáticas, ya que los chinos a menudo les añaden varios productos saludables, como las bayas de goji, la hierba de limón y el jengibre para dar a la sopa un toque extra.

En muchos países asiáticos, incluidos China y Japón, también se considera normal que los niños tomen té. El té no solo es una alternativa más saludable a los refrescos, sino que también puede tener sorprendentes beneficios para la salud.